miradas.JPGmirasar.jpg06.jpgzojos.JPGmipocha2.jpgccmargui.jpgddddojos-somosunbuenlugar.JPGIMG_1457_940x200.JPG000235.jpg3a.jpgojozxcv.jpgojosq.jpgmiradaszxcv.JPG0z.jpg4a.jpgmiradaszxc.JPGcccEs.jpg1gata.jpgzzimage (15).jpg000234.jpgmiradaspintadas.JPGojozz.jpg000123.jpgmiradasz.JPG00dddojos-somosunbuenlugar.JPGbbb01.jpgojos.jpgbbb0ayudame a mirar.JPGojosgh2.JPGxnuevo-4.JPG000236.jpg0jorge.jpg00dddojitoosss.JPG

Ayúdame a mirar

Ayúdame a mirar - TV

 

Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedó mudo de hermosura. Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre: —¡Ayúdame a mirar!

 


Eduardo Galeano - El Libro de los abrazos

Joomla templates by a4joomla